Hola, sí, qué tal, estoy un poco pirada

Vale.

Eso ya lo sabíamos, no es nada nuevo.

Mira que perdí chispa, con lo que yo era. Me enfoco en las desgracias, en las cosas chungas, en las maldades. Se me pasan por alto todas las cosas buenas que estoy viviendo, y todas las personas magníficas que me rodean.

Es cierto que aquí vengo a echar la bilis, a vomitar el odio, pero se me ha ocurrido (y por eso he vuelto a entrar) que si escribo lo malo refuerzo mi percepción de lo malo. Que además estoy vulnerando la primera orden del blog, llamado a propósito “Un poco cada día”, que consiste en escribir sobre las cosas agradables y divertidas que me pasan.

COSAS AGRADABLES Y DIVERTIDAS

Porque aunque os parezca raro y creáis que soy la persona más asquerosa del universo, que merezco todas las malignidades kármicas que me pasan, también tengo buenas experiencias y vivo cosas chulis.

Estoy pensando en abrirme otro blog y cerrar este por asqueroso y mal influyente.

O seguir usando este como basurero y usar otro de guays.

Ahora me arrepiento de haber cerrado el otro por la amenaza de denuncia del gañán del Facebook.

Mmmm… qué hacer, qué no hacer. De entrada voy a comprobar si queda algo de mi otra bitácora.

Anímate, guapa, que pareces la madre de las angustias y por lo menos vas a estar seis mesecitos de puta madre con ingresos de mierda pero con ingresos, viviendo la vida del hipster.

mierda joder qué loco está mi novio

Es un puto pirado que cuando no se hace lo que él quiere, grita. Pues se acabó su tiranía porque aquí mando yo, qué cojones. Por lo menos en mí misma.

Tengo que aguantarlo porque no tengo a dónde ir si no es viviendo con él. No quiero vivir sola y paso de compartir piso, y no tengo casa a la que volver.

Desde que murió mi madre todo se ha vuelto una SOBERANA MIERDA.

Y me diréis: échale ovarios a la vida y pírate por el mundo a buscar un curre decente y unas perspectivas de futuro, que te estás pudriendo.

¿Os creéis que no lo sé?

Pero tengo MIEDO. Miedo a gastarme la poca pasta que me queda, miedo a que me vaya mal y me tenga que volver. Porque NO TENGO A DÓNDE VOLVER.

¿Qué fuerte, eh?

Pues es lo que hay. Mi vida es una mierda, a ver quién es el coach guapo que me la soluciona.

Mente positiva, aprende a vivir en el ahora, no dejes entrar la negatividad en tu vida, palabrería barata. Todo empieza con una casa y dinero para pagar las facturas mínimas: agua, luz, comida. Mientras no tenga eso, el resto es puto rollo de mierda que me come la cabeza.

Que si en Inglaterra podría dar clase, que si en Alemania tendría más facilidades para ser profesora que en España… Ya. Y mientras lo consigo, vivo del aire y de la contemplación de mis pensamientos positivos.

Y después algunos de vosotros os quejáis. Dais la risa.

Ya es mañana

Mi vida nueva no arranca. No es tan fácil, la cosa no va de un día para otro.

Tengo tanta basura acumulada, tantas capas de cebolla sobre mi piel, que desintoxicarme me va a costar trabajo.

De hecho me he sorprendido mirando las listas de substituciones, a ver si se habían movido. Que no lo han hecho, como siempre. Y así yo sufro y me fustigo.

Porque me he acostumbrado a sufrir.

No solo miro las listas que no se mueven, si no que también miro los Facebooks de los fracasados escolares que estudiaron conmigo que ahora son funcionarios de ayuntamientos gracias a las conexiones familiares. Los veo felices, despreocupados, de viajes por el mundo, con amigos. CON AMIGOS.

Que supongo que después no serán amigos, porque son todos una panda de falsos hipócritas.

Pero hacen cosas porque TIENEN DINERO. Un dinero por el que no se han esforzado y por el que no se tienen que esforzar.

LA ENVIDIA ME MATA

Porque mis padres me inculcaron que con trabajar duro y estudiar era suficiente.

Porque nadie se ocupó de mi vida profesional.

Porque lo he tenido que aprender todo sola.

Porque he mordido el polvo y he comido mierda para parar un tren.

Porque me felicitan en todos los sitios normales en los que trabajo. Con normales me refiero a lugares en los que se trabaja, no en oficinas de Concejalías en las que se vaguea o se conspira.

PORQUE NO SOY YO, QUÉ COJONES

Mañana estaré mejor. Y pasado mañana mejor aún. Y me dan ganas de borrar los contactos tóxicos de mi móvil, me dan ganas de eliminar a esa gentuza de mi vida, todos esos que han crecido a mi costa, quitándome lo poquito que tenía. Todos esos que me han hecho perder el tiempo pensando que realmente les importaba algo.

GENTUZA.

Qué mal he elegido a mis amistades.

No pasa nada. Centrémonos en el AHORA.  Confiemos en el UNIVERSO, que me proveerá de ABUNDANCIA Y PROSPERIDAD.

Pero no puedo obtener resultados distintos mientras siga haciendo las mismas cosas.

Mañana empieza mi nueva vida (otra vez)

Mañana voy a tramitar mi subsidio por desempleo.

Como estuve trabajando unos días con la empresa de mierda subcontrata del ayuntamiento alias pelotazo padre, y me pusieron a 7 horas, podré acceder al subsidio por insuficiencia de cotización. Es de 426 euros, pero como no me han puesto a 8 horas en mi último contrato me queda a 383 euros.

383 gloriosos euros durante 6 meses. Pienso en cuando 1000 euros nos parecía poco y me da la risa.

Así las cosas, durante estos 6 meses me voy a concentrar en una sola cosa que va a ser tratar de sacar una iniciativa familiar adelante y en mí misma. Voy a dejar de leer, de interesarme por la actualidad, de aprender inglés, de ver charlas TED,  de hacer cursos en Coursera, de parecer que me estoy entrenando para ser conferenciante de la ONU.

Se acabó. Me voy a entregar a la superficialidad y al hedonismo. A la pasividad más absoluta porque está visto que ser proactiva no me conduce a ninguna parte buena.

Ejemplo de lo que digo: hasta hoy tenía un blog sobre cultura de Galicia y Arte.

Con treinta y pico seguidores, las estadísticas iban a buen ritmo, empezábamos a crear una comunidad entre bloggers sobre nuestras inquietudes: arte, literatura, cine, viajes…

Pues HOY LO HE TENIDO QUE BORRAR. Eliminarlo de la red. ¿Por qué? Porque han amenazado con denunciarme.

Con denunciarme. Por las imágenes que subo, que las saco de la red, obvio. No he estado en todas las partes de Galicia como para tener fotos propias. Las saco de la red para ilustrar los lugares tan maravillosos que hay en estas tierras.

Lo mismo con el Arte. Escribo sobre autores que me parecen imprescindibles y que hay que conocer para abrir una ventanita en nuestra manera de ver el mundo. Evidentemente, tampoco estuve en todos los museos del mundo ni delante de todas las obras que subo – digo, subía- al blog como para tener fotos originales.

Bueno, pues hay una retrasado mental que se ofendió con mi blog. Me ha tocado. Que está harto de ver cómo uso imágenes de otras personas. Que es un delito, Que blablabla. Super agresivo y de buenas a primeras.

¿Qué he hecho? Cerrar el blog. Y pista. No lo abrí para generarme problemas sino para divulgar y compartir inquietudes.

Así que lo he interpretado como algo revelador. El Universo me ha hablado y me ha dicho:

“PARA YA DE VIVIR COMO SI PERTENECIERAS A UNA ÉLITE INTELECTUAL”

Que soy escoria, me ha dicho el Universo, que es tan sabio él

Que no me columpie más, que nunca voy a poder trabajar en nada relacionado con el mundo académico o gubernamental.

Que no soy de la casta, ni siquiera me interesa la casta, o las cúpulas, o como le queramos llamar.

Y me lo notan. Como yo les noto a ellos de qué palo van, ellos me lo notan a mí. No nos gustamos. Nada, nadita.

YA ES HORA DE CAMBIAR. De dejar atrás todo ese alquitrán social que me han echado por encima, capa tras capa, que me han echado y OJO, que me he echado.

Yo les he ayudado con gusto a que me domesticaran. A que me perdiera de vista a mí misma. A convertirme en another brick in the wall. 

Hola, sí, esta imagen la he sacado de Google Images. Ramoncín me odiará toda la vida.

Espero mejorar mi vida a lo largo de estos 6 meses. Centrarme, ponerme en forma, cuidar mi imagen, vaciar la cabeza de basura.

Porque yo recibo la abundancia, yo abrazo la prosperidad. Este es mi mantra últimamente y me lo repito cada vez que me pasan cosas chungas o me atacan pensamientos podridos.

Nada de quejas, ni lamentos, ni críticas. Nada de prensa, ni telediarios, ni oposiciones ni ayuntamiento.

VAMOS NENA TÚ PUEDES

Vuelvo a estar sumida en la miseria. Pero esta vez es peor que nunca.

He hecho balance.

En mi etapa adulta nunca he estado tan gorda, he sido tan pobre y he tenido tan pocas perspectivas de nada.

Estoy a un paso de caer en el pozo. En el horrible pozo al que juré no volver.

Mis últimos trabajos con la empresa que ha sido un pelotazo del ayuntamiento han sido tan precarios que incluso cuando estaba gestionando permisos para la fibra óptica me iba mejor. Por dar clase a 15 niños de primaria me pagaban 12 eu la hora, con dos horas  a la semana. En secundaria, con dos grupos, lo mismo. Incluyendo niños con necesidades educativas específicas.

6 horas a la semana, total: 280 euros al mes, más o menos.

Sin incluir la atención a padres y la preparación de actividades. Sin incluir las dos horas que invertí al día en ir y volver, los lunes y miércoles solo para una hora.

No doy más de mí, en serio. Ya no sé qué hacer.

No solo porque el trabajo es tan precario que da la risa llamarlo trabajo, sino porque ESTOY RODEADA DE CACIQUES. Solo los caciques ignorantes trabajan de verdad, con carga horaria y sueldo a fin de mes.

El coordinador entra dentro de esta categoría, un paleto que no se puede creer que tenga universitarios a su cargo.

Miseria cultural. País de mierda. O eres un enchufado de calidad o eres minusválido. Si no, aquí no trabajas.

Que no hay trabajo, dicen. Pues yo no paro de ver cómo contratan a gente por la puerta de atrás. No hay trabajo para nosotros, tendrían que decir más bien. Para los olvidados, los apestados, la gente aquella que estaba sobradamente preparada.

Pues ahora no nos quieren en ningún lado. Trabajamos bien y molestamos. Queremos mejorar las cosas pero eso a las cúpulas no les interesa.

Lo que más me ha impresionado fue ver a mis compañeros tan obedientes, felices con el trabajo de mierda, compitiendo entre ellos por conseguir más horas y haciéndole la pelota al gañán que hace las veces de jefecillo. No me lo podía creer.

Tanto es así que estoy medio traumatizada.

Ahora espero a que me den el certificado de empresa y ver si tengo alguna ayuda del Inem. Yo, que estuve en la élite de la intelectualidad. Que gané un proyecto que fue subvencionado con 15.000 euros. Que me felicitaron desde altas instancias gubernamentales y universitarias por la consecución de objetivos.

Pues ahora estoy mordiendo el polvo, con las huellas de todos los trepas que han pasado por mi vida marcadas a fuego en mi espalda.

No sé qué ha pasado.

Solo sé que, de repente, miro a mi alrededor y todos los fracasados escolares con contactos tienen buenos trabajos. Gente que escribe con faltas de ortografía y no sabe hablar.

Y los que tienen trabajos de mierda lo viven como si fueran funcionarios de élite. Esto es surrealista.

Ya no sé si es que soy una soberbia o es que estoy en un entorno demasiado deteriorado para poder absorberlo.

Encima la directora del centro quiere que vuelva yo porque las evaluaciones de los usuarios y padres han sido muy positivas. No sé si debería de continuar en este trabajo de mierda por 280 euros hasta mayo o cobrar el subsidio, que al menos serán 100 euros más hasta julio.

Dedicarme a otra cosa ya. Seguir peleando por este camino de la educación y la administración pública me está dejando en la miseria.

Tengo que salir de la carrera de ratas.

Pero ¿cómo? No sé hacer otra cosa que no sea ir por el camino pautado.

Si alguien me lee, esto es una llamada de ayuda. Por favor, verted vuestras  opiniones en los comentarios. No hay que registrarse.

Qué pasa con la campaña de Navidad de 2014?

Está siendo la peor en años. Ya noviembre fue un mes malo, desastroso, el peor desde que empezó la crisis, ¿y ahora también la Navidad?

¿Qué pasa en esta mierda de país?

Desde luego la prensa miente, el presidente miente, las estadísticas mienten. No se está vendiendo nada. Las distribuidoras nos han dicho, textualmente: “España está parada, parada, parada”.

Si lo dices tres veces delante del espejo a media noche, se te aparece Rajoy.

Lo bueno se va, la caca nos quedamos a matarnos entre nosotros. Olé mi tierra.

Sigo obsesionada con el éxito

Bueno, más que con el éxito, con lo que estoy obsesionada es con la gente que tiene éxito. Que por qué ellos y no yo, vamos.

Estaba reflexionando sobre cuál es la persona con más éxito que conozco, que trate. Esa persona es una mujer que se quiere tanto y tiene tanto carácter que asusta. Físicamente es horrorosa, pero consigue todo lo que se propone. Todo le va bien. Sus rasgos principales son:

-Firmeza de carácter.

-Capacidad de trabajo.

-Si no le gustan mis principios, tengo otros. Pero que no se note.

– Siempre es la mejor en todo lo que hace. Eso dice y eso expande al mundo.

-Si quiere algo, lo hace sin dudar. Tanto es así que parece una chalada.

-Es muy generosa. Mucho. Te lo da todo. Eso sí: como se la juegues, prepárate.

-Es medio meiga, confirmado por ella misma.

-Vive al límite, siempre está sin dinero, pero siempre le llega.

¿Más gente de éxito que conozca de cerca? Mmmm. Creo que nadie más. Mi novio, pero éxito éxito como que no tiene del todo porque el dinero no le da llegado.

Lo que ambos tienen en común es LA CAPACIDAD DE TRABAJO. El aguante.

La resiliencia, que le dicen los que saben.

Ahora que me doy cuenta, tengo unas relaciones de mierda. Anido en un círculo de fracasados, ¿cómo pretendo tener éxito cuando me rodeo de mediocres y cutres?

Mal asunto. Tendré que empezar cambiando eso. También.