Mi problema es la ANSIEDAD

Y no tengo más vueltas que darle. No es el trabajo, ni la falta de él, ni los compañeros, ni las oposiciones, nada de eso. Mi problema está conmigo, dentro de mí, en mi cabeza y en mi sistema nervioso.
Vivo hiperpreocupada, en una atmósfera de tensión permanente, y eso no me beneficia para nada.
Así que le tengo que poner remedio y, aunque no sea capaz de curarme del todo, sí pueda ser capaz de vivir cada día con calidad, sin sofocos, taquicardias ni mareos.
He pensado una serie de técnicas que quizá me puedan servir:
– Fórmula del pensamiento opuesto: cuando me sorprenda con un pensamiento negativo, inmediatamente lo he de sustituir por uno positivo.
– Empatía con los demás: me genera mucho estrés y malestar posterior el decir improperios, esto es una característica de mi personalidad que consiste en hacer comentarios hirientes a gente con la que no simpatizo mucho, y si puede ser, en público. Esto lo tengo que sustituir por silencios. O mejor eliminarlo totalmente  porque no me siento nada orgullosa de ello.
– No perder la perspectiva y valorar lo realmente importante: mi pareja, la familia, mi bienestar, mis aficciones, mi control emocional… Lo importante está fuera del trabajo y dentro de mí.
– Recordar cuando, al final de Matrix, Neo dice “NO” ante los tiros del Agente Smith y consigue paralizar las balas porque por fin logró descubrir que no existen, que están en el interior de su mente.
– Ocuparme. Tener el cocorolo distraído. Y hacer ejercicio físico.
– Hacerle frente al miedo. Hacer las cosas que me dan miedo. Con energía y optimismo, encaminando mi actitud hacia el éxito.
– Echarle humor a la vida.
– Verme guapa.

Con estas indicaciones debería de ir sobrellevando el día a día con un poco menos de ansiedad, o por lo menos con algo más de control.
Esta semana lo pondré en práctica. Pensamientos positivos, no criticar, no herir, no quejarme, asumir mi papel y visualizar mi objetivo.
Ánimo, chica. Tú puedes.

Anuncios

3 comments

  1. Aunque hoy lo pienso mejor y no creo que sea justo colgarme toda la responsabilidad, alguna tendrán también mis jefes por no coordinar el trabajo ni preocuparse del bienestar de sus empleados… Y eso que estoy en la Administración pública, pero claro, así va el país.
    Y lo de ver delitos tipificados en el código penal a diario tampoco ayuda demasiado, encima gozando de tal impunidad y en una dinámica de “asúmelo, esto es así” que me da asco.
    Menuda semanita me espera, con sobrevivir tres días me daré por satisfecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s