Me llamo Valentina, y

tengo la teoría de que dormir, cura.

Quizá por eso me pasé toda una semana durmiendo. Me desperté el 14 de febrero, justo el día en que mi homónimo masculino del santoral lanza flechas a ver si consigue emparejar humanos.

Abrí un ojo, vi el percal, y seguí durmiendo.

Estaba claro que no me había curado del todo. El martes de Carnaval aparecí despierta en un lugar desconocido, vestida de Polichinela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s