Recopilatorio de incidencias

Resumen de despropósitos:

– Me contrataron por un plan de cooperación de la Xunta, una subvención (dinero público, recalco) para rescatar del desempleo a pringadas/os como yo y ayudarnos, por medio de la entidad que contrata, a adquirir de nuevo destrezas laborales (?¿), categoría profesional: Educador Social – Educador de Familia.

-Empiezo ya a currar con la mosca detrás de la oreja: para la entrevista me citaron a una hora y me atendieron una hora después, estábamos esperando en la calle, me hicieron un cuestionario de personalidad -ni entrevistas ni nada- y me llamaron a las 8 de la tarde para ir a firmar el contrato al día siguiente a las 10 de la mañana, sin saber ni el horario ni las condiciones económicas ni nada de nada… Pregunto por teléfono y me dice que mañana se arregla eso, que el horario es flexible y el sueldo lo tiene que calcular. 0_= Soy idiota, no sé cómo coño se me fue tanto la olla para meterme en esa puta mierda.

-Me dice que vamos a trabajar en equipo con gente de diferentes disciplinas, entre 4 y 6 personas, pero yo allí no veo a nadie. Que vamos a cobrar mil ciento y pico, cualquiera dice que no.

-Aún así, me voy con la mosca detrás de la oreja. Empezaremos a trabajar después de difuntos, tengo el fin de semana para rallarme la cabeza, como así haré, no podía ser de otra forma. No veo nada claro, ni serio.

– El lugar de trabajo es oscuro, no está limpio, no hay extintores ni nada similar, hay cierto desorden. El baño parece el de un garito a las 3 de la mañana.

– Me entero, con mi don de la oportunidad al atender una llamada telefónica, de que los que están abajo no son voluntarios sino gente que está cumpliendo condena. Me quedo frita.

-Subió uno de penados a limpiar. El agua de la fregona está sucia, y la balleta de limpiar está negra. Mi mesa huele a mierda.

– Al segundo día, el presidente de la asociación para la que fui contratada me dice que le tengo que hacer un plan de empresa para montarse un negocio porque la ONG no le da dinero (¿¿!!==)

-Cuando le digo que no sé hacer eso, me dice que me ponga las pilas, que el plan de empresa lo voy a hacer YO. Le pregunto por qué pidió un educador y me dice que “en aquel momento sus necesidades eran unas, ahora son otras”.

-Me dice que no es que no sepa, que es que “no quiero” (??¿¿)

– Mal rollo porque le digo que si confía en mí para que le vaya pa’lante va listo, que yo no tengo ni idea de esas cosas. Encima es para montar un huerto.

-Su escudero (uno que va por allí unas tres horas al día) me dice que no me queje, que una cosa es el trabajo voluntario y otra el trabajo en el que me pagan. Yo le digo que esas cosas no las sé hacer y me dice que él tampoco sabe hacer muchas cosas pero que hay que echarle morro a la vida y tirar para adelante.

-Cuando me manda buscar formas jurídicas y bla bla bla le digo que yo no entiendo nada de eso, me contesta que lo busque en google.

Yo más no puedo flipar.

-Sí, sí que puedo flipar más. El maromo presidente se pasa una tarde pedo, semidurmiendo, en la mesa de a mi lado. Montó un pollo al día siguiente porque faltaban 5 euros. Después me entero de que los perdió él borracho.

-Otro día se puso a gritar que la gente era idiota, y que si le había que pagar por decir que no sabia, lo gritó varias veces como un subnormal que es. Evidentemente, iba por mí.

-Como no sé hacer un plan finaciero ni de marketing ni de empresa, me castiga a meter datos anticuados en el ordenador, un trabajo estúpido e inútil. Me viene y se me pone “a ver qué pasa ahí, que no oigo teclear” Que hay que meter los datos más deprisa, a ver si el viernes está terminado. Que si bien puedo meter 50 personas al día y bla bla bla. Yo le digo que sí, que o que ti queiras puto loco.

-Me apagó la estufa y, cuando vuelvo a la tarde, me la encuentro al tres a mi lado, como si se hubiese arrepentido.

– Castigó a un chaval de penados, esto es gente que tiene que hacer servicios a la comunidad por delitos, a rascar una escalera toda la mañana.

-Fuman en la habitación, pedí dos veces que no lo hicieran pero como quien oye llover. Me tenía que tapar la boca a primera hora de la mañana para no morirme del asco. Encima argumentando en contra de la ley y diciendo que siempre se fumó y nunca pasó nada. Vai tomar polo saco.

-Me pide que le calcule que producto es más rentable para plantar en una hectárea. O algo así. JA. Yo casi no sé ni lo que es una hectárea.

-Se cambió de habitación y no tenía teléfono, así que estaba yo haciéndole de secretaria. No le cabía un garbanzo por el culo.

-Me tuvo mirando precios de repollos, lechugas, etc. en la página del ministerio de agricultura y después en el gadis y en el carrefour una semana, apuntando todos los datos. Me trata como si fuera imbécil por no saber nada de esas cosas.

-No habla. Respira profundamente como un Gollum.

-Van a hacer una actividad educativa, pide otro para que yo vaya y dice que no, que me quiere centrada en el tema del huerto, en su negocio, vaya. Yo, Educadora Social, a ver qué pinto en una actividad educativa en un colegio, por favor, lo normal es estar haciendo un plan de negocio.

-Tengo frío y me dicen que no me queje, que no hace tanto. En pleno invierno, con la ventana rota y una estufa de mierda.

– A última hora le tenía que enviar por email lo que había hecho durante el día.

Me manda hacer las cosas y después las hace él, es decir, me manda hacer las movidas para nada.

-Me grita delante de los de penados que “se la he liado gorda” porque me equivoqué en una chorrada manejando un programa que ni me enseñó a usar. Después me echa la bronca en plan franquista loco: “¿qué pasó con las citas? que qué pasó con las citas?” y otra vez lo dijo, se quedó rayado, y después me dice que me vaya que ya hablaremos por la tarde, ahí ya me acojoné en plan “¡¡¡este puto zumbado me casca una ostia!!!” Y me despedí, para siempre.

-Por fin consigo el contrato, que no me dio hasta que me piré de allí. Pone que el salario va según convenio (??¿¿), que son 40 h semanales de curre (muchas, ¿no?), que empezamos el día 1. Y en la seguridad social me dicen que me dio de alta el día 2. Que es un cabrón, que lo denuncie.

-No cobré y sigo dada de alta en la seguridad social. No sé si es imbécil o es idiota.

Fue una pena, me tenía que haber reenviado los emails que me mandaba en plan “Necesito que me calcules el precio de no sé qué mierda para mañana por la mañana” y me lo mandaba por email, el tío!!! Pero si lo tenía a mi lado!!!!

PUTO LOCO, AHÍ TE PUDRAS EN LA MIERDA QUE ES LO QUE TE MERECES, TÚ Y LOS QUE SON COMO TÚ, MACHISTA CABRÓN DÉSPOTA DE LOS COJONES.

Ya te llamarán del sindicato, ya…

Anuncios

One comment

  1. Si llego a aguantar el mes entero ahora estoy con camisa de fuerza. Todo el mundo me dice “Jo, qué mala suerte tienes en los trabajos”
    Yo ya no sé qué pensar, no sé si es cosa de mala suerte o de mal padrino, o de mal karma o de que como tengo salud (así de aquella manera) y amor pues no me viene el dinero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s