Tomar la píldora

En la última revisión ginecológica me han detectado un quiste en el ovario mediante una ecografía vaginal.

Como consecuencia del hallazgo, me han recetado “la píldora”. Sí, esa anticonceptiva que en algunas farmacias aún se ponen nerviosos al despachar. Nunca la he tomado y me da un poco de cosa por sus contraindicaciones, pero bueno, es por prescripción médica.

La ginecóloga me apuntó en un papel la marca de la pastillita y la pauta de toma: “una cada 24 horas”. Cuando llego a la farmacia resulta que no estaba la medicación activada, sí cargada pero no activada, así que tuve que ir a mi médico de cabecera para que arreglara el desajuste. Porque yo lo de hacer las cosas a la primera como que no.

Es viernes, así que me tengo que joder y esperar al lunes.

Finalmente se soluciona lo de la tarjeta sanitaria y ya tengo mi medicación activa y apta para retirar. Allá me voy, la consigo y, una vez en casa, me siento delante de la caja y la miro. La abro y miro entonces las pastillitas de colores, pequeñas ellas, bombas hormonales me viene a la cabeza, qué va, hoy en día la píldora no es lo que era.

Abro un comprimido y lo ingiero. Una cada 24 horas, son las 12’00, mañana más.

Al día siguiente, otra. Se me pasó un poco la hora, bueno, dará igual, supongo.

Al día siguiente, otra. Me encuentro un poco rara, bah, un mal día.

Al día siguiente, otra. Empiezo a hinchar. Me duelen las tetas. Tengo la sensación permanente de que me está bajando la regla, dolor.

¿Serán los efectos secundarios? Me voy al prospecto, lo que quería evitar a toda costa teniendo en cuenta mis tendencias hipocondríacas. Oh, cielos. El descubrimiento es terrorífico: ¡hay unas instrucciones de uso! ¡Unas pautas para tomar la píldora inocua!

La más importante es que  hay que empezar a tomarla el primer día de regla, no como hice yo en plan ¡ala! venga lacasitos pa’dentro. Ya me ves llamando a planificación familiar para explicar el desaguisado. Respuesta: “suspenda la toma”.

JAJAJA Eso ya lo sabía yo.

Y así lo hice, por prescripción médica otra vez, y por sentido común of course. Al día siguiente estaba genial, seguía un poco hinchada pero nada que ver. Quiero pensar que la ginecóloga dio por hecho que yo ya había tomado la píldora antes y por eso no me explicó lo de tomarla el primer día de regla.

Pero a lo que voy: ¿es inocua, como dicen? Pues ya vemos que no. A mí me provocó un desajuste hormonal considerable en solo tres días. Encima las instrucciones de toma son bastante difíciles de comprender a la primera, aunque realmente lo que hay que hacer es una chorrada: tomarla siempre a la misma hora, una semana de placebo o descanso y vuelta a empezar.

Supongo que las instrucciones estarán escritas por un hombre, bajo el criterio lógico de un hombre. Porque si no no puedo comprender tanta dificultad en exponer algo tan sencillo.

Además, ¿para cuándo un anticonceptivo masculino que funcione? ¿Por qué siempre penamos las mujeres?

¿Será por la sociedad patriarcal en la que vivimos?

Otro día expondré mi teoría sobre las aspiradoras, contrastada con otras mujeres, y veréis que lo de que no dejen que haya no haya mujeres mandando e inventando nos ocasiona más problemas de los que creemos.

Sí, este es un post reivindicativo de que las mujeres somos las mejores pensando cosas para las mujeres. Lo demás es humo, o sea, marketing.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s