Cuando no sabemos qué decir, hablamos del tiempo.

Esto es una verdad universal comúnmente aceptada.

Y es que no hay nada más recurrente cuando uno se queda sin palabras que comentar el tiempo que hace. Que si mucho frío para el mes que estamos, que si mucho calor. Que si llueve demasiado, que si no llueve nada. Que si hace un viento terrible, que si no se mueve ni una hoja. Que si las heladas por la mañana son terribles, y por la noche no veas.

Yo creo que, cuando no sabes qué decir, lo mejor es hablar del tiempo. Pero no del tiempo atmosférico, qué va. Lo mejor es mirar el reloj y decir en alto “¡Uy, qué tarde es!”, despedirse cortesmente y dejar de hacer el idiota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s