Poetas di(n) Versos

Así se llama este evento que organiza la mediática Yolanda Castaño con la colaboración del Ayuntamiento de A Coruña.

Poetas di(n) versos empezó a funcionar cuando la concejala de Cultura era María Xosé Bravo y se ha ido consolidando -la verdad no poco a poco sino que bastante deprisa- como una de las actividades culturales más chulas de A Coruña city. Vamos, que se puede decir que aún habemus personas a las que nos gusta la poesía.

Antes (el año pasado) el acto tenía lugar en la Casa de la Cultura Salvador de Madariaga. Cuando vino Aute (por su faceta poética, no cantautórica) fue bestial la cantidad de gente que nos congregamos allí, pero su repertorio nos dejó, a bastantes más de los que lo confesarán, un poco “fríos”. Me gustó más la chica que recitó después de él, Lucía Aldao. Todo un portento de ghrasia e aleghría. En serio.

Porque la filosofía de este ciclo poético consiste en traer a un famosete o consagrado y a un pringadillo que está empezando o que todavía no ha saboreado las mieles del Olimpo. No está mal para el pringadillo elegido, puede ser un good business si se lo monta bien.

Ayer le tocó a Anxo Angueira (que no sé por qué en el folleto pone “Espinosa”, quizá sea el nombre artístico o una vulgar errata del ayuntamiento, más probable lo segundo para no variar) por un lado y a Ada Salas por otro. Yo no conocía a ninguno de los dos, así que no sabía cuál era el consagrado y cuál el… otro. Y al verlos en el escenario, pues los vi mayores a ambos ya como para estar empezando. Me decanté por Ada, ella tendría que ser la veterana, con ese nombre tan mágico de Lagoa de Antela.

ERROR

Empezó a recitar Anxo, y oh dios, qué dotes interpretativas. A todos allí nos trasladó a esa aldea suya de Manselle, con sus pobladores y paisajes. También nos llevó por Vigo y por A Coruña, en un alarde de etnografía poética, que se me dio a mí por llamarle a su arte. Cuando acabó hubo un par de bravos y hurras, no sé si de amigos o familiares, pero los hubo. Me gustó mucho, y eso que emplea un gallego tan localista, o ajeno a mi entendimiento y costumbre, o no sé cómo denominarlo, que me costó entender del todo sus palabras. Pero lo importante en estas cosas es la emoción, y a mí, pues qué queréis que os diga, me emocionó el jodío.

Y después del subidón llegó el bajón. Le tocó a mi Ada que no estaba muy mágica por cierto, si no más bien afónica la pobre. Castellana de Cáceres, su manera de entonar era llana y monótona. Al escucharla parecía que ibas atravesando sus tierras en coche, por esas carreteras largas como un día sin pan. Y eso que sus poemas eran pequeñitos, pero se hacían eternos. Es lo que tiene que te toque después de un grande, que se te ve poca cosa.

Aún así hubo uno que me emocionó especialmente, iba sobre habitar ruinas. Me encantaría poder leerlo, supongo que me tendré que comprar el libro. Así que correré un tupido velo entre mi deseo y yo.

El evento fue en el megacentro sociocultural ÁGORA. Qué grande es, por favor. Había una exposición fotográfica sobre tribus urbanas y se veían las fotos pequeñitas, irrelevantes, casi ridículas. Espero que no se convierta en el Gaiás coruñés o en otro de tantos enormes continentes sin contenido. De todas maneras, yo me ofrezco para programar. Lo lleno cagando virutas enseguida :)

Así que se puede decir que fue una velada de contrastes.

Y para finalizar, una mención sobre Yolanda Castaño. Querida, ¿QUÉ TE HAS HECHO EN EL PELO?

Anxo Regueira, Ada Salas y Yolanda Castaño, ayer durante el recital en el Ágora. / juan varela

La foto fue sacada de AQUí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s