Trabajo para los de Humanidades y Ciencias Sociales

Como mis titulaciones pertenecen a esta área del conocimiento, se me ha ocurrido que quizá resulte de interés para alguien contar qué métodos he seguido yo (y sigo todavía) para encontrar trabajo.

Cuando acabé la carrera de Educación Social me sentía poco preparada para trabajar. Me daba la impresión de que la formación había sido insuficiente, así que me metí en el segundo ciclo de Humanidades, una carrera que disfruté muchísimo. Descubrí gracias a ella mi gusto por la investigación y, una vez terminé, me embarqué en el Doctorado.

Mi proyecto de investigación iba a ser sobre consumo de drogas y juventud desde el marco teórico de la Antropología. Tenía pensado hacer un diario de campo novelado, de tal manera que pudiese unir mis pasiones literarias, socioculturales e investigadoras. Me iba a comer el mundo :) Así que escribí un proyecto y fui al ayuntamiento a pedir permiso para hacer la investigación en un barrio de la ciudad caracterizado por la aglomeración de familias con numerosas cargas problemáticas. De ahí surgió otro tipo de relación que, con el tiempo y gracias a mi formación, se acabó convirtiendo en un puesto de trabajo que me hizo posponer el Doctorado.

Un consejo: aprovechad la energía de la juventud y elegid bien dónde la invertís, aseguraos de que es donde queréis estar. Esto es más importante de lo que parece. Y si te quieres ir a otro país, vete. No lo pospongas porque si no no lo harás. Créeme.

Cuando cesé en aquel trabajo, retomé el Doctorado. Tenía muchísimas ganas, pero había un problema insalvable: la financiación. Porque si la investigación en general está mal, imaginaos como puede estar en temas humanísiticos y sociales, que por lo general no tienen mucho interés para las empresas.

Aún así logré terminar el bienio doctoral, pero nunca terminé la tesis. En eso influyeron otros factores incontrolables, como el fallecimiento casi repentino de mi tutor. Sin él, un catedrático con muchísimos conocimientos y experiencia, para mí ya no tenía mucho sentido seguir. Y como él siempre decía, lo importante es lo que da sentido a la vida de las personas.

Mientras peleaba con el bienio doctoral y esperaba por una posible fuente de ingresos por medio de un proyecto de I+D+I sobre Antropología del Consumo fui viviendo del paro. Pero cuando el proyecto se empezó a retrasar (siempre se retrasan,cosa que aprendí más tarde), me vi obligada a posponer mis sueños y trabajar de lo que fuese. Recurrí a Infojobs.

Allí conseguí trabajos basura para malvivir. Creo que es un portal que no sirve para otra cosa, y que hay más estafas que trabajos en sí mismos. Pero bueno, en un par de circunstancias me salvó el pellejo, así que no es bueno descartarlo del todo, aunque ya digo que Infojobs es una web de rescate. Lo mismo que otros portales de empleo como Infoempleo, Laboris, y demás sucedáneos.

Lo que me fue dando trabajo, y relacionado con mis estudios, fue el Boletín Oficial de la Provincia y el Diario Oficial de la Comunidad. En estos boletines van saliendo todas las ofertas relacionadas con el empleo público, y la mayoría de las veces son plazas que están dadas. Quizá no me creas e insistas, así que ya lo descubrirás por ti misma/o.

Pero a veces hay un hueco para los que vamos por nuestros medios y nuestro saco de principios. En esas fisuras fue por dónde yo me he ido colando en un mundo que, supuestamente, no me corresponde. Eso sí, he tenido que tragar tanta mierda, tantos desprecios y tantos malos tratos de parte de concejales, jefes y “compañeros”, que aún ahora lo pienso y no sé cómo lo aguanté. No estar afiliada a ningún partido ni a ningún sindicato y no tener enchufe me pasó factura. En la administración, el ir por libre se paga caro. No saben de dónde vienes, no te pueden ubicar y se vuelven locos.

Sin embargo estas experiencias me dieron eso: experiencia. Aprendí mucho sobre comportamiento humano y sobre mí misma. Aprendí cómo funciona el mundo, cómo de cruelmente funciona el mundo, y no porque me lo enseñaran, sino porque soy una persona despierta que se da cuenta de cosas que para otros pueden pasar desapercibidas. Y tengo una característica particular a la que yo llamo “el don de la oportunidad”, y es que siempre estoy donde hay que estar para enterarme de todo. Y sin pretenderlo, a veces incluso evitándolo.

Sin duda, sería una buena periodista si estuviésemos en una época en la que se respetase a los periodistas.

Además de darme experiencia, esos trabajos en la administración me dieron otra cosa fundamental: dinero. Hasta que llegó la crisis, a la que ya se le veía las orejas en el 2007 con la reducción del número y cuantía de subvenciones por las que yo iba consiguiendo trabajos. Todos sacados del Boletín Oficial de la Provincia y del Diario Oficial de la Comunidad, como dije anteriormente. También alguna convocatoria la saqué de la página del ayuntamiento en cuestión, que suelen publicar sus ofertas en un apartado que se llama “Selección de Personal” o “Recursos Humanos” o algo parecido. Y llamando por teléfono para averiguar cosas. Por lo general, los funcionarios siempre te ayudan con el papeleo que, si algún día te presentas a algo, verás que es caótico, por lo menos hasta que le pillas el rollo. Y preguntando por tal plaza, tal otra, si va a haber convocatoria de esto, de lo otro… He preguntado muchísimo, y casi siempre me han ayudado.

Otra opción es apuntarse en todas las listas que se convoquen, aunque todavía no he comprobado la eficacia de ese método. De hecho estoy incluida en varias listas, muchas de las cuales se han convocado con afán recaudatorio (si te hacen pagar tasas por apuntarte, desconfía) o para colocar a enchufados que quedarán en los primeros puestos, a lo mejor porque no les pueden sacar la plaza a concurso o a oposición por algún motivo. Pero con el método de las listas los contratan igual, y así devuelven el favor.

Otras listas son las listas que llamo “eternas”. Son como un híbrido de las anteriores. En estas te puedes apuntar, por lo general pagando, y los que trabajan son los que ya estaban trabajando de antes. Conozco muy pocos casos de alguna persona que le han llamado para trabajar por estas listas. Yo al principio me apuntaba (y me gasté bastante dinero haciendo el pardillo porque no sabía) pero desde que caí de la burra de que, si hay 5.000 personas en una lista y la lista se mueve a 30 personas por año, tengo que vivir más de cien años para que me llamen algún día. Eso si vas sin puntos; si llevas puntos por aprobar algún examen o te tienen en cuenta tus titulaciones y demás, a lo mejor quedas de 3 mil y pico :D

De todas maneras en la administración está todo ABSOLUTAMENTE PARADO, y yo tengo mis dudas sobre si será posible que vuelva todo a los niveles de hace unos diez años. Sinceramente creo que no, que los que trabajen en la administración también lo van a tener muy duro, y poder entrar en ella se va a convertir en una tarea de alta dificultad. Salvo que tengas enchufe, claro. Pero si fuera así no creo que estuvieras leyendo esto.

Hay una mínima posibilidad con las oposiciones a maestros y profesores, que es una salida atractiva para los titulados en nuestras áreas. Tienen permiso para convocar el 10% de la tasa de reposición, de tal manera que si se jubilan 100 profesores se convocarán diez plazas. Es una miseria, y no vas a aprobar aunque te mates a estudiar (lo intentarás y a veces creerás que sí, que tú puedes, pero ya te darás cuenta de que no, de que hay más factores en juego que tu voluntad, tus conocimientos y tu capacidad de estudio), pero puede ser una buena oportunidad para quedar en listas (o bolsas, que en algunos sitios se les llama así). Quizá dentro de X años te caiga una sustitución de 15 días donde Cristo perdió la chancla y empieces por ahí a conseguir más llamamientos. Eso sí, para presentarte has de tener el antiguo CAP o el actual Máster de Profesorado. O Magisterio, que entonces no te piden nada. Y eso que era la carrera de los burros, jajaja  Pues como son las cosas que ahora Magisterio es la que más salida tiene a nivel oposición, y la va a seguir teniendo por lo menos durante tres o cuatro años más.

Por cierto, ojo con las academias, están bastante desesperadas captando gente. Este año no va a haber nada, y todavía tienen que aprobar los temarios nuevos y la nueva forma de acceso. Así que vive la vida que por este camino aún no hay nada que hacer.

Otra cosa que he hecho es enviar o llevar en persona mi CV a Fundaciones, ONG’s y Academias. Sin ningún resultado positivo, por cierto.

Se habla de la página web Hacesfalta.org pero para mi gusto es el Infojobs del Tercer Sector. Yo ya no la miro ni por despiste. Salvo que te interesen las noticias relacionadas con ese mundillo pero, a nivel laboral, es un desastre.

Ypara finalizar, una opción interesante que ahora estoy poniendo en práctica es la de colaborar como voluntaria. Busca un sector en el que quieras probar suerte, o en el que te quieras poner a prueba. Elige una organización con capacidad para contratar en un momento dado, y a ver si tienes suerte. Muchas veces creemos que valemos para esto o para lo otro, o que nos gusta mucho una cosa y después, cuando te ves haciéndola, te das cuenta de que no acabas de encajar. Hacer voluntariado es una manera de conocerse mejor a uno mismo, de sentirse activo y útil, sobre todo en períodos de desempleo.

Y esto es todo. Solo decir que la cosa está muy complicada. Muy complicada, pero eso ya lo sabes. Que existe otra opción que es la más recomendable: busca dentro de ti qué es lo que haces bien, perfecciónalo y véndelo. ¿Que sabes enseñar, contar cuentos, comunicar ideas, orientar a personas, atender a la gente sin recursos, redactar proyectos, motivar adolescentes, dinamizar actividades para ancianos..? Perfecciónalo y véndelo.

Lo que ocurre es que para hacerlo es necesario conocerse muy bien y estar muy centrado. Y sobre todo, no tener miedo. Pero yo creo que nuestro futuro (y presente) pasa por enseñar lo que valemos y reivindicar nuestro espacio en el mercado laboral. Si no,  tristemente, nuestras amadas profesiones desparecerán, absorbidas por la vorágine descontrolada de lo cuantificable y lo medible.

Buena suerte, compañeros. Os la deseo de corazón :)

Anuncios

One comment

  1. Totalmente de acuerdo contigo, he vivido un poco menos (ya lo has visto) pero lo que llevo hecho es muy afín a lo que estás contando. Sólo añadiría dos consejos más:

    1. Si estás en paro y quieres trabajar, dilo a vivos y muertos y habla de ti mism@ con una autoestima diez veces superior a la que tengas. Si te pasas de humilde, la gente te minusvalora, es matemático. Y si no tiras de contactos, te va a ser muy jodido trabajar. Lo dice una que lleva años buscando y sólo había logrado ganar dinero negro con clases particulares hasta ahora, que tengo un mierdicurro en un aula matinal donde he cotizado algo más de 31 días en siete meses… pero si no fuera porque conocía a quien contrata (y le conocí haciendo voluntariado) no tendría ni eso.

    2. Si no hay trabajo en ningún lado… invéntatelo. Vende algo que sepas hacer, ahorra y monta algo. Si eres mujer y joven, recibirás más ayudas. Y si colabora contigo gente que pertenece a colectivos desfavorecidos, más. La nueva reforma laboral favorece el despido fácil y los llamados “contratos de formación”, así que no te arriesgas ni les tienes que pagar la Seguridad Social en dos años. Si 1/3 de los parados fueran capaces de montar una pyme con dos o tres trabajadores a su cargo, España llegaría al pleno empleo.

    ¡Nos leemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s