Sartenes de cerámica

Hace unos tres meses me compré dos sartenes de cerámica.

Lo que creí que había sido un gran hallazgo se está convirtiendo a día de hoy en una sartén malocha más.

Al principio, estaba encantada. Tenía en mi cocina una sartén con un diseño muy agradable (blanca por dentro y roja por fuera, con el mango de aluminio), presuntamente ecológica (aún no sé muy bien por qué) y económica. Me la compré locamente, creo que sucumbí al marketing de que fuese de cerámica, quizá me creía que estaba comprando una pieza de Sargadelos o algo. O que me iba a convertir en una artista culinaria solo por la sartén.

Por supuesto, no podía estar más equivocada.

La sartén en sus primeros usos dio muy buen resultado. Un poco lenta al coger calor pero como es nueva, se le perdona.

Después empezó a perder pintura de la roja, el recubrimiento, vamos.

También se rayó un poquito, lo que hace muy feo en la superficie blanca, y después un muchito.

Y ya para rematarla, a día de hoy se pegan los alimentos y, en vez de freír, cuece.

Buena sartén para hacer espaguetis.

Aún así sigue siendo mi favorita porque al cocinar no suelta residuos. Lo de la cerámica me ha calado hondo :D

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s