Las cartas de Propp

Hubo una temporada de mi vida en la que traté de escribir cuentos, con pésimos resultados.

Incluso envié algunos a certámenes. Con dos ovarios. Poco sabía yo de cómo se movían estos premios; poco sabía yo del mundo en general. Además, mis cuentos son muy raros, he de reconocerlo.

En la carrera (Humanidades) tuve una asignatura en la que nos hacían escribir. Una temporada tuvimos que escribir cuentos, y los míos fueron seleccionados en dos ocasiones para leer a la clase como ejemplos de rarezas.

En mi línea, vamos.

Así que, encasillada en la escritura rara, me propuse ser normal. Busqué información sobre cómo escribir cuentos siguiendo la estructura clásica, leí muchos cuentos y traté de copiarlos cambiando personajes e historias, hasta que me aburrí, desistí y caí en la cuenta de que no era lo mío, que tampoco era lo mío. Que tenía que renunciar porque estaba perdiendo mucho tiempo sin ver frutos, como en una oposición, vamos (De eso sabe bastante la amiga Vengatriz, y lo cuenta en su blog “¡Abajo las oposiciones!”).

Sin embargo, de todo se aprende. Y en mi proceso de búsqueda he encontrado un recurso maravilloso para componer tu propia historia, o para trabajar con alumnos si tienes la suerte de ejercer la docencia.

Se llama, como puedes intuir, LAS CARTAS DE PROPP.

Este recurso, que es todo un proceso creativo pero siguiendo una estructura prefijada, consiste en elaborar unas cartas (como las de la baraja, vamos) en las que cada una introduce una instrucción a seguir con la idea de componer un cuento.

Los parámetros son los siguientes:

1. Ale­jamiento. Uno de los miem­bros de la familia se aleja.
2. Pro­hibi­ción. Recae una pro­hibi­ción sobre el héroe.
3. Trans­gre­sión. La pro­hibi­ción es trans­gre­dida.
4. Conocimiento. El antag­o­nista entra en con­tacto con el héroe.
5. Infor­ma­ción. El antag­o­nista recibe infor­ma­ción sobre la víc­tima.
6. Engaño. El antag­o­nista engaña al héroe para apoder­arse de él o de sus bienes.
7. Com­pli­ci­dad. La víc­tima es engañada y ayuda así a su agre­sor a su pesar.
8. Fechoría. El antag­o­nista causa algún per­juicio a uno de los miem­bros de la familia.
9. Mediación. La fechoría es hecha pública, se le for­mula al héroe una peti­ción u orden, se le per­mite o se le obliga a mar­char.
10. Aceptación. El héroe decide par­tir.
11. Par­tida. El héroe se mar­cha.
12. Prueba. El donante somete al héroe a una prueba que le prepara para la recep­ción de una ayuda mág­ica.
13. Reac­ción del héroe. El héroe supera o falla la prueba.
14. Regalo. El héroe recibe un objeto mágico.
15. Viaje. El héroe es con­ducido a otro reino, donde se halla el objeto de su búsqueda.
16. Lucha. El héroe y su antag­o­nista se enfrentan en com­bate directo.
17. Marca. El héroe queda mar­cado.
18. Vic­to­ria. El héroe der­rota al antag­o­nista.
19. Enmienda. La fechoría ini­cial es reparada.
20. Regreso. El héroe vuelve a casa.
21. Per­se­cu­ción. El héroe es perseguido.
22. Socorro. El héroe es aux­il­i­ado.
23. Regreso de incóg­nito. El héroe regresa, a su casa o a otro reino, sin ser recono­cido.
24. Fin­gimiento. Un falso héroe reivin­dica los logros que no le cor­re­spon­den.
25. Tarea difí­cil. Se pro­pone al héroe una difí­cil mis­ión.
26. Cumplim­iento. El héroe lleva a cabo la difí­cil mis­ión.
27. Reconocimiento. El héroe es recono­cido
28. Desen­mas­caramiento. El falso queda en evi­den­cia.
29. Trans­fig­u­ración. El héroe recibe una nueva apari­en­cia.
30. Cas­tigo. El antag­o­nista es cas­ti­gado.
31. Boda. El héroe se casa y asciende al trono.

Cada uno puede adaptarlos como quiera, ni hay que incluirlos todos ni seguir el orden. También se pueden introducir variantes al gusto.

Si tienes inquietud por ver si eres capaz de crear tu propia historia, puedes empezar a practicar por aquí. Si quieres trabajar el recurso en el aula, puedes crear cada carta con tus alumnos para después recrear el juego oralmente o por escrito.

Las variantes son bastante considerables: sacar una carta y desarrollar una historia a partir de la carta que ha salido, por escrito u oralmente; sacar varias cartas y ceñirse a los parámetros que han salido para narrar la historia, hacer una representación teatral… Bueno, ya irás viendo :)

En este enlace están todas las Cartas de Propp para descargar y colorear.

Todavía pienso de vez en cuando que quizá sería una buena escritora de cuentos infantiles. Pienso que podría ilustrarlos y me parece una profesión alucinante, pero vuelvo a la Tierra y recuerdo que, ni sé dibujar con la calidad de una ilustradora, ni soy capaz de componer una historia sin volverme loca por el camino.

Sería un proceso de aprendizaje largo y costoso, y yo ya me he gastado los dineros en otra profesión, que hoy por hoy repudio.

Cuando elegí carrera quería hacer Bellas Artes, pero no me dejaron porque “eso no tiene salida”. Y hoy por hoy me veo tratando de reconstruir lo que fui sepultando de mis conocimientos y capacidades mientras me dedicaba a lo que “tenía salida”.

Si no disfrutas con lo que haces, eso que haces para ti nunca va a tener salida.

Así que prueba a hacer lo que te gusta, a ver qué pasa :)

Si eres madre o padre, te digo sinceramente que dejes que tu hijo haga lo que quiera con su vida profesional. Te sorprendería conocer la cantidad de personas amargadas y carreras truncadas que hay por culpa de unos padres que impusieron su propio dogma o el de la sociedad del momento a los hijos.

Lo más importante es vivir feliz todo el tiempo que se pueda, el resto es secundario. Las tristezas ya nos irán llegando, ¿para qué empañar la vida de lágrimas innecesarias?

Es muy difícil, pero yo estoy en ello.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s