Dos minicuentos

Sigo con mi obsesión por subir todo lo que tengo escrito.

Estos minicuentos los preparé para un concurso de Renfe. No llegué ni a enviarlos, así soy yo :D

Salió de casa con el beneplácito de su madre, “ya es mayor para coger el tren sola”,  pensó.

La niña la quiso llamar con el móvil y decirle “mami, estoy bien”. Los móviles de los pasajeros no dejaban de sonar.

Canta la radio canciones de moda. La música festiva se interrumpe para dar información de última hora: atentado terrorista en diferentes estaciones de tren de Madrid.

La madre corre a por su móvil. Una llamada perdida esperaba por esa mujer, que se hacía vieja de repente.

Subí al tren intranquila, pensando que no era la opción más acertada. Sin embargo, no tenía elección: había decidido dejarle, para bien o para mal.

Me senté al lado de la ventanilla, casi a punto de llorar. Un hombre se sentó a mi lado. “¿Te ocurre algo?” –me dijo amablemente. Me giré hacia él con la idea de decirle que no. Sin embargo, sentí algo tan familiar que no pude contenerme, empecé a llorar y le conté mi historia. Cuando me di cuenta habíamos llegado.

El hombre se despidió presuroso.

Comprendí que, una vez más, había metido la pata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s