Así es emprender en este país

 

Decidirnos a ir adelante con el negocio nos costó emocionalmente muchísimo. Armarnos de valor y asumir el cambio radical que implica fue todo un proceso de reestructuración interna.

Lo siguiente fue más terrenal: negociar con las distribuidoras del producto que queremos comercializar. Empezar la toma de contacto. Locura. Precios desorbitantes. Mala gestión, descoordinación. Pensamos que era cosa del sector.

Luego a buscar local, que es para morir en el intento. Si buscar piso es difícil, imagínate un local comercial. Sólo tres palabras: sector inmobiliario español.

Después hubo que conseguir un sistema anti-hurto, y resulta que más de lo mismo, con una variante: si lo quieres más barato, te lo hacemos sin factura. Esto es, sin IVA. Esto es, en negro. Si no te sirve, pues a apoquinar. Risas nerviosas.

Y después pelear con los seguros, otro mundo de mafiosos en el que aún andamos naufragando.

Capitalizar el paro y darse de alta como autónomo fue lo más fácil :)

Y ahora, cuando ya estábamos a punto de meternos en el local para acondicionarlo, nos econtramos con que para dar de alta la luz ¡hay que presentar un proyecto! ¡Con electricista e ingeniero! Lo que cuesta unos 900 o 1000 euros. Que eso se mira antes de coger el local, porque, y esto es lo gordo, a lo mejor hay que cambiar toda la instalación eléctrica porque no se adecúa a la normativa y no sé que aventuras más. En definitiva: 3 o 4 mil euros.

Y nadie te avisa de nada, ni aunque preguntes. Ya te irás encontrando la mierda por el camino. El caso es que gastes dinero como un imbécil en chorradas, y que tus congéneres se llenen los bolsillos.

Ahora estoy en shock. Montar un negocio en España es como un videojuego: se trata de ir superando fases como si fueses el Lazarillo de Tormes, tratando de sobrevivir entre la picaresca y la cara dura a base de echarle al rollo picaresca y cara dura. Y al final de cada fase tienes un horrible paisano o burócrata o comercial que pretende chuparte la sangre. Una readaptación de crónicas vampíricas.

Aquí no sobrevive el más fuerte como creía Darwin, si no el más sinvergüenza. Hasta para eso somos diferentes.

Y lo que nos queda todavía, yo estoy acojonada perdida. Tengo miedo del monstruo que saldrá en la última fase.

Sin embargo mi novio pasa de todo, él dice que sigue adelante contra viento y marea, legal o ilegalmente.

Que se la suda.

Eso es actitud :D

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s