Actualizando mi vida online

 

Finalmente montamos la tienda. La inauguración fue un semidesastre y , exceptuando el mes de agosto -curiosa paradoja-, las ventas empezaron regular para ir progresivamente aproximándose al desastre, ergo a la quiebra técnica.

Así que tanto trabajo y tanto gasto habían servido para poco.

Y eso que todo el mundo decía :”Móntala, que lo vas a petar”

Hijos de puta. Mediocres de mierda. Si alguien de su entorno despunta, la envidia no los deja respirar. Abajo, vuelve a la mierda conmigo. Te ven caer y miran desde lejos, con las manos en los bolsillos. La España paleta y tercermundista está deseando seguir siendo como es.

Odias a todo el mundo.

Pero hay que reaccionar: es nuestro dinero, son nuestras perspectivas de futuro.

Entonces es cuando comenzamos a obsesionarnos con qué estamos haciendo mal. Primero piensas que es pasajero, después que aún es pronto, después que la gente es idiota y no sabe hasta, finalmente, caer en la cuenta de que la gente es como es, y si el negocio no funciona es porque

1. está mal planteado 

2. ni cubre ni genera ninguna necesidad.

Así se resumen las pérdidas en los negocios. Es sencillo.

Mi hermana me pasó un podcast que escucha ella para atraer la suerte. JAJAJA cosas de colgada, pensé yo.

Bueno, pues a base de escuchar el podcast dichoso una y otra vez, la vida se nos fue enderezando. O quizá fue la necesidad que surge dentro de cada uno cuando ansías con todas tus fuerzas no volver al pozo. Y tanto mi novio como yo conocemos el pozo muy bien, y muy de cerca.

El caso es que yo encontré trabajo, un trabajo de puta madre en un ambiente de puta madre.

Y encontramos otro local comercial más céntrico por 30 eu más al mes, lo que, en la ciudad en la que vivimos, es algo así como encontrar una aguja en un pajar.

En el cambio no tuvimos problemas con la luz ni con el agua. El propietario resultó ser una persona accesible y comprensiva.

Solo gastamos unos 700 euros. En el otro lado estábamos viviendo una lenta agonía, con lo que creo que mereció la pena. Ahora la cosa no va mucho mejor, pero pasa más gente.

Y es una tienda de verdad. La gente vuelve.

Nos adaptamos en la medida de nuestras posibilidades a la realidad. A mi novio aun le cuesta encajar que lo que el creía que iba a pasar no pasó, o no está pasando. Que la realidad que él estableció en el plan de negocio no se corresponde con la realidad que después es la realidad real :D

A la mierda el plan de negocio.

Lo que va a pasar ahora sigue siendo una absoluta incertidumbre, pero por lo menos yo tengo ingresos hasta marzo y podemos ir haciendo frente a los pagos. Porque esa es otra: la familia y los amigos te ofrecen ayuda cuando no la necesitas, pero cuando la pides miran a otro lado. Y ni siquiera se esfuerzan en disimular mucho.

Yo ahora me volví más racional, fría e hipócrita y, ¿sabéis lo más curioso?

ME VA MEJOR LA VIDA.

Ea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s