Ya no quiero salir de juerga

Yo. Con lo que era. Con lo que fui.

Pues no me apetece nada de nada salir por ahí a tajarme con otros persons. En concreto con una person y sus amigos a los que no conozco.

Ayer me ha invitado a salir con ellos por la noche de hoy. Cena y copas. A veces estas ideas me parecen fabulosas y tengo ganas de subirme a tarimas, bailar y cantar borracha por las calles. Pero pasa una hora y se me cura.

¿Qué me pasa? ¿Estaré enferma?

Cierto es que me encuentro cansada y sin mucha motivación, como viene siendo habitual. Yo culpo -y creo que con razón- al entorno de mierda que tengo. Lo más interesante para hacer en mi ciudad es ver una exposición de Picasso, que ya he visto porque trabajé en el museo cuando la vida laboral aún me sonreía, o salir a tajarse por la noche.

Punto.

¿Deprimente, no?

Hace muuuchos años esta agenda me hubiera parecido maravillosa porque mi única inquietud era perder el conocimiento entre luces de neón y estridencias musicales. Hoy por hoy necesito más, la noche me parece para adolescentes y simios solteros que buscan pareja desesperadamente.

Buf. Qué horror.

Además es una pesada que si le digo que NO me va a insistir en plan “que nos lo vamos a pasar guay, ya verás, venga anímate no seas gallina…”. Y eso.

Le voy a decir que estoy enferma. Así me deja en paz sin mayor dilatación, que diría el otro.

Pero mi preocupación va un poco más allá. Así soy yo: siempre un poco más allá. Y eso que añoro la normalidad, pero no me sale.

¿Cuál es mi preocupación? Te va a sonar raro:

YO.

Que no sé que me pasa. Que no sé si hay más gente así, que lo de salir por la  noche le parece aburrido y para mongólicos. Una pérdida de tiempo porque pierdes la noche pero también el día siguiente. Y, vaya bicho raro que soy, ahora me gusta madrugar.

Sobre todo estos días de sol de los que se aprovecha todo.

¿Debería dejar de interaccionar con gente que tiene estas inquietudes que a mí se me antojan tan y tan inútiles? ¿Es quizá mi círculo reducido y descerebrado lo que me produce esta vaga y permanente sensación de melancolía?

Quizá el día de mañana me encuentre sola y sin pareja, una fantasía recurrente en mis secretos más íntimos, aunque ya ves que publicables en este blog sin lectores, y ¿qué haría entonces? ¿Saldría a la caza de una nueva presa, me caracterizaría de cuarentona calentona y marchosa y pondría toda la carne en el asador de la nocturnidad?

Mmmmm… No Lo Creo.

NO.

Yo me apuntaría a rutas de senderismo, a clubes literarios, a clases de yoga. A inglés, a cine independiente, a visitas guiadas a museos.

Pero, primero de todo y antes que nada, me cambiaría de ciudad.

Y de país.

Resumiendo: que hoy tampoco salgo.

Anuncios

2 comments

    1. Pues me alegro un montón de que le sirva a alguien más todos estos tochos que suelto :) Gracias y besotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s