Una verdad como un puño de grande

transformación2

Primero me consoló porque me dije “ea, es posible salirse y no estás loca”.

Después, en frío, me atormentó de tal manera que me siento como si me hubieran dado una hostia.

¿Estoy atrapada? ¿Realmente sigo la carrera de ratas que tanto aborrezco? ¿Acaso no anhelo seguridad porque es lo que me han transmitido mis padres?

¿No ha sido la muerte de mi madre un revulsivo que me volvió a meter en el pozo y me cortó las alas de la libertad? ¿Quién soy yo ahora?

Y lo más importante:

¿QUIÉN QUIERO SER?

En esas reflexiones ando estos días. Volviendo a las andadas.

Anuncios

2 comments

  1. Me encantan tus historias de cada día, la verdad que cuando te leo parece mi cabeza. Fiel seguidora de tus pensamientos que son iguales a los míos. Duro, real y sacrificado, pero merece la pena a pesar de todo.

    1. Buff pues pobre, si sufres tanto como yo lo tienes que pasar fatal :( eso sí, escribir las ideas es una terapia espectacular para poner orden!! Te animo a que lo intentes. Un besito y muchas gracias por estar ahí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s